Consejos para aprender ruso fácilmente

Las palabras «fácil y rápido» posiblemente son las más populares en Internet, después de «gratis». Todos queremos resolver los problemas que tenemos con la mayor velocidad posible y con el menor esfuerzo, es propio de todos nosotros, los humanos. A la hora de aprender algo o de sólo planear aprenderlo también buscamos soluciones sencillas que nos simplificarían el proceso. Aunque estudiar un idioma extranjero sí o sí nos costará tiempo y energías, existen maneras de reducirlos. Vamos a ver algunos trucos y consejos que nos pueden ayudar a cumplir nuestro objetivo lo más fácil y lo más rápido posible.

1. Define tu motivación.

Diana

Por extraño que pueda parecer este paso, es extremadamente importante: tienes que decidir para qué personalmente necesitas aprender este idioma en concreto. Quizá seas muy fan de la literatura rusa y quieras poder leerla en original, puede que te guste cómo suena esta lengua o tienes entre tus planes trabajar en un país eslavo. ¿Cuál es tu interés? Defínelo antes de empezar. Además, tiene que ser un interés bastante concreto que te pueda benificiar en un futuro próximo. No vale pensar: «Si aprendo ruso, algún día podré comunicarme con los rusos» o «podré tener más posibilidades laborales» – estas son las razones muy ambiguas y están destinadas a unos tiempos lejanos que quizá ni siquiera lleguen. Así, por ejemplo, si vives en un pueblo a dónde no vienen los rusos es poco probable que los conocimientos de su idioma te faciliten la búsqueda de trabajo, a menos que te mudes. Una forma correcta de reflexionar sería: «necesito aprender ruso porque el próximo año voy de viaje a Rusia y necesito poder comunicarme», «he conocido a una persona rusa y quiero poder expresarme con ella en su idioma», «me han ofrecido trabajo en Ucrania y necesito aprender al menos lo básico para vivir en este país».

Si no estás seguro al cien por cien para qué te hace falta estudiar, no tardarás mucho en dejarlo y perder todas las ganas porque no verás ningún sentido en todo este proceso. La motivación es lo que nos inspira para seguir adelante con nuestro objetivo y es imprescindible también para aprender idiomas.

2. Estudia cada día.

Todos solemos tener mil y una excusas para algo que no nos apetece mucho hacer: «no hay tiempo», «tengo demasiadas tareas pendientes que resolver hoy», «primero debo ir a comprar», «un episodio más y comienzo seguro». ¿Te suena? Seguro que sí. Pero, como dice un famoso refrán: «No aplaces hasta mañana lo que puedes hacer pasado mañana hoy». Es imposible decirlo de la mejor forma en cuanto al aprendizaje de idiomas.

En realidad no te hace falta hacer muchos esfuerzos, es suficiente dedicar a los estudios sólo media hora al día. Lo importante no es la cantidad de tiempo sino la regularidad. Más vale estar aprendiendo poquito a poco pero cada día que 8 horas seguidas una vez al mes. Nuestra mente se entrena mucho mejor cuando repetimos la misma acción frecuentemente y los conocimientos que adquirimos en este caso se quedan en la memoria con más facilidad.

3. Prepárate un plan de estudios.

Preparar un plan de estudios te va a ayudar tanto para organizar mejor el tiempo y facilitar el proceso de aprendizaje como para disciplinarte. Es especialmente importante si estudias solo sin acudir a los servicios de profesores porque así eres el único responsable de tus resultados y de tu progreso. Piensa qué y cuánto quieres aprender en un plazo de tiempo, apúntalo en un cuaderno y trata de cumplir el plan. Sé realista: no te prometas analizar toda la gramática rusa en un mes, esta sería una tarea imposible de realizar y te hundiría las ganas de estudiar por no haber alcanzado esta meta.

4. Mira, escucha y lee

No hay más secreto. Mira los vídeos cortos y fáciles en ruso. Esto pueden ser los dibujos animados con un lenguaje muy simple destinado a niños. Escucha la radio, canciones, grabaciones de voz en ruso. Incluso si no entiendes todavía bien lo que están diciendo, ya te irás familiarizando con el habla rusa y poco a poco irás percibiendo más información. Lee pequeños textos, chistes, anécdotas en ruso. Lo ideal sería buscar libros adaptados para los extranjeros que están aprendiendo el idioma. Los cuentos que están incluidos en estos manuales son muy cortos y fáciles de entender.

5. Utiliza las posibilidades de Internet

Internet hoy en día nos ofrece información de todo tipo: desde cómo criar a un gato hasta la física cuántica. Aprovéchalo y busca plataformas y aplicaciones para estudiar y practicar idiomas. Hay muchísimas y están disponibles tanto en el ordenador como en el smatphone. Por dar un ejemplo, puedes usar Duolingo, HelloTalk, Tandem, FunEasyLearn, HiNative. Con estas aplicaciones puedes estar aprendiendo en el bus, en la cola del médico, en un restaurante, en el parque… Además muchas de estas plataformas ofrecen el aprendizaje en forma de juego para que el proceso sea más entretenido.

6. No intentes alcanzar la perfección

Un problema muy común entre las personas que están estudiando el ruso (u otra lengua extranjera) es la barrera del idioma. Muchos tienen miedo de comenzar a hablarlo porque no se sienten seguros y creen que sus conocimientos no son suficientes. En realidad, nunca lo serán, todos tenemos que estudiar la vida entera y aún así no podemos aprenderlo todo. Por eso mismo no merece la pena preocuparse por conseguir dominar el idioma a la perfección y hablarlo sin ningún fallo. Normalmente la gente se siente halagada cuando alguien intenta hablar su lengua nativa, ya que es una señal de respeto hacia su cultura y de los esfuerzos que ha hecho esta persona para poder comunicarse. Nadie va a señalarte tus fallos en el habla con mala intención. Además recuerda: el único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada.

7. Haz amigos virtuales

La mejor manera de dominar un idioma rápido y con relativa facilidad es comunicarse con gente nativa de este idioma. En cuanto hayas alcanzado un nivel mínimo de conversación puedes y debes ponerte a buscar personas ante cuales demostrar tus conocimientos. La práctica hace al maestro. Los amigos rusos te van a ayudar a mejorar la pronunciación, fluidez, extender el vocabulario y hasta motivarte a aprender más. No hace falta hacer llamadas de voz y de vídeo desde el principio, especialmente si aún no te sientes del todo cómodo, escribir mensajes cortos en chat sería suficiente para comenzar. Para eso podrías instalar las aplicaciones que hemos mencionado antes.

Un idioma no se domina en un día y evidentemente en tu camino de aprendizaje tendrás ciertas dificultades, es inevitable. Lo importante es tener ganas y querer llegar al objetivo. El que tiene ganas encuentra mil posibilidades de alcanzar su meta, mientras el que no las tiene encuentra mil escusas para no hacerlo. Seguro que perteneces al primer grupo de personas que sí quieren con todo su corazón aprender a hablar ruso y al aplicar estos 7 consejos anteriores, el proceso de estudiar te será bastante más fácil e interesante.

Te puede interesar: