Homosexualidad en Rusia

Cada uno que se ha interesado alguna vez por Rusia, sus habitantes y cultura, ha escuchado que en este país la homosexualidad no es muy bienvenida e incluso que las personas homosexuales sufren acoso e insultos. Vamos a echar un vistazo a este problema e intentar analizar cómo es ser gay en Rusia.

¿Los rusos son homófobos?

Responder a esta pregunta no es tan fácil ya que el país actualmente se compone de 144 millones de personas, es evidente que todos pueden tener diferentes puntos de vista a este asunto. Sin embargo, podemos acudir a los datos oficiales de estadística. Según ILGA (La Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex) Rusia y Moldavia son los peores países de Europa en cuanto a los derechos de homosexuales.

En las encuestas públicas de abril 2019, el 57% de los rusos afirmaron que los representantes de la comunidad LGBT en Rusia deben tener los mismos derechos que otros ciudadanos. Esto ha sido el índice más alto de apoyo a la igualdad de derechos para las personas LGBT en los últimos 14 años. El 43% de personas se pronunciaron en contra de la igualdad de derechos entre gays y lesbianas. Mientras sólo el 3% de los encuestados han afirmado ser favorables a las relaciones homosexuales. El 56% declararon que las trataban más bien negativamente. El 31% fueron neutrales.

Es importante agregar que para un hombre ruso heterosexual la palabra «gay» sería el peor insulto y un motivo serio de pelea con el atrevido.

La discriminación de los homosexuales en Rusia

El gobierno no anuncia ningunas formas de defensa de los derechos de homosexuales. Es más, según la nueva consitución rusa de 2020, se defiende el estatuto del matrimonio exclusivamente como una unión de hombre y mujer. Por tanto, está prohibida en el nivel legislativo la realización oficial de relaciones homosexuales mediante el matrimonio. Aparte, desde el 2013 existe una ley que castiga con multas y cárcel a cada individuo que haga propaganda de homosexualidad delante de menores.
El matrimonio canónico tampoco está admitido por la Iglesia ortodoxa de Rusia. Una pareja homosexual tampoco tiene derecho a adoptar niños. No se admite el derecho de manifestación homosexual. Todas las operaciones médicas de cambio de sexo se pagan por los pacientes ya que no están subvencionadas por el gobierno. La educación homosexual en Rusia no forma parte de cursos escolares ni universitarios.

¿Qué piensan los rusos de los homosexuales?

En general la gente rusa no suele ver a muchos representantes de orientación homosexual en actos públicos explícitos ni tampoco en la vida cotidiana. Por esta razón para gran parte de los rusos hasta resulta difícil determinar la orientación sexual de una persona sin que lo muestre abiertamente.

Muchos rusos, especialmente los mayores, todavía siguen teniendo una imagen muy esteriotipada de la gente gay. Esta puede ser una de las causas del rechazo de esta minoría por la sociedad. Los jóvenes en Rusia son los más tolerantes y receptivos. En las encuestas a los menores de 25 años el 60% se pronunció neutrales o a favor de los gays.

Los rusos jóvenes en general no tienen costumbre de intervenir en relaciones que tienen otras personas considerándolo elección personal. Sigue siendo mal visto en Rusia expresar el afecto de forma muy explícita en público tanto para las parejas homosexuales como para las heterosexuales. Se supone que un momento de intimidad no debería ser compartido con nadie, salvo con el objeto del amor detrás de puertas cerrradas.

¿Cómo se vive en Rusia siendo gay?

Es importante acentuar que cuanto más cerca al centro, más tolerante y respetuosa es la gente rusa hacia los representantes de LGBT, y al revés, cuanto más lejos de la capital, más incomprensión se puede encontrar en los habitantes. Sin embargo, el mal trato de los homosexuales en muchos pueblos rusos no hace que se disminuyan, sino que tan sólo no salgan a la luz ni revelen su identidad incluso ante la gente más cercana por el miedo de ser expulsados del grupo (por la familia y/o amigos).

En Youtube ruso está creciendo el número de blogueros homosexuales que abiertamente expresan sus gustos y preferencias, a pesar de recibir muchos comentarios de odio y amenazas a su dirección. Casi todos ellos afirman que al salir de casa siempre llevan medios de autodefensa, aunque esta norma también es cierta en cuanto a las chicas jovenes que tienen que volver a casa de noche solas.

La sociedad rusa es muy conservadora, por tanto muchas veces no se percibe bien la autoexpresión que se refleja en el físico. En un hombre, el pelo teñido de colores artificiales, ropa que no sea del estilo tradicional masculino, piercing… pueden ser motivos de miradas extrañadas, burlas o hasta insultos. Aunque esto rara vez pasa en Moscú o San Petersburgo, el comportamiento así es bastante más común en la gente de pueblo.

Rusia sigue siendo un país bastante complicado para la expresión de personas homosexuales, aunque según Levada Centro la situación tiene tendencia de cambiar y cada año aparecen más personas que están dispuestas a aceptar en la sociedad a gente de diferente orientación sexual.

Te puede interesar: