Prohibido en Rusia

Cada país tiene sus propias costumbres, tradiciones y leyes muy diferentes de otros lugares. Lo que está bien en una parte del mundo, en otra puede ser impensable. Rusia no ha sido una excepción y ahí también existen prohibiciones tanto en el nivel social como en el legislativo. Si en el primer caso tan sólo te mirarán mal y como mucho tratarán de evitar tu compañía, en el segundo todo puede terminar bastante peor: comenzando por una multa grande y terminando por el encarcelamiento. Por supuesto, las situaciones así no suceden cada día, pero por si acaso es mejor conocer las restricciones del país a donde planeas realizar un viaje.

1. Entrar a la iglesia sin cubrir la cabeza

Chicas con cabeza cubierta

La mayoría de iglesias y catedrales en territorio ruso son ortodoxas y según sus normas todas las mujeres de cualquier edad tienen que cubrir la cabeza antes de entrar. En algunas catedrales (por ejemplo, la Catedral de Cristo Salvador de Moscú) también es obligatorio llevar una falda larga. En caso contrario, lo más probable es que a una mujer sin un pañuelo en la cabeza se le prohibe la entrada e incluso si lo ha conseguido, de seguro le llamarán la atención dentro del templo. Las iglesias ortodoxas en Rusia son preciosas y merecen mucho la pena verlas tanto por fuera como por dentro. Sabiendo y cumpliendo con una normativa simple, no habrá ningún inconveniente para admirar esta belleza.

2. Hacer propaganda de los Testigos de Jehová

Si la religión ortodoxa es predominante en Rusia, algunas otras religiones no solamente están despreciadas sino incluso prohibidas. Así mismo Los Testigos de Jehová en todo el territorio ruso se consideran una secta peligrosa y está totalmente prohibido por la ley hacer todo tipo de propaganda de ellos.

3. Apretar las manos sin quitarse los guantes

Apretón de manos

Saludar a un hombre ruso con un apretón de manos sólo se puede después de quitarse los guantes. Aunque afuera haga 30 grados bajo cero y las manos se congelen, igualmente hay que cumplir con esta norma. De no ser así, un ruso podría considerarlo una falta de respeto hacia su persona.

4. Saludar con un beso

Beso

En los países hispanos es frecuente saludar a las personas con un beso. La ausencia de esta costumbre en Rusia puede confundir mucho a un extranjero. Los rusos suelen guardar un mínimo de distancia entre las personas, especialmente si se acaban de conocer у acercarse demasiado no es socialmente aceptable. Por eso lo más probable es que de un intento de saludar con un beso a una chica rusa no salga nada bueno. En el mejor de los casos te mirará raro y en el peor pensará que eres un acosador y tratará de no volver a verte más. La situación promete empeorar bastante si esta chica tiene novio que malinterpeta tu gesto de amabilidad.

5. Sonreír sin razón

Posiblemente todo el mundo sabe que los rusos no son una nación muy sonriente. Es más, sonreír demasiado y sin ninguna razón visible puede ser interpretado como un problema mental. Incluso existe un dicho ruso que dice «Sonreír sin ninguna razón es una señal de ser tonto». Por supuesto, por demostrar una expresión alegre en el rostro, nadie se va a la carcel, pero demasiada felicidad y entusiasmo en el trato con un ruso puede causarle una impresión equivocada de su interlocutor. A veces demasiada amabilidad también puede ser interpretada como la intención de vender algo. Las sonrisas de circunstancia no son bien vistas en Rusia, sonríe sólo si de verdad estás de buen humor y tienes un motivo para ello.

6. Llevar zapatos en casa

Zapatillas de casa

El clima de gran parte de Rusia es bastante severo, muchos días del año llueve o nieva, o las dos cosas a la vez. Entonces la calle se vuelve muy sucia y a los zapatos siempre se pega mucho barro. Por esta razón se formó la costumbre de quitárselos al entrar en casa para no ensuciarla, y ponerse otras zapatillas. Por supuesto, este modelo de comportamiento también se aplica para todos los invitados: si no te quitas las botas de calle al entrar, esto se va a tomar por una falta de educación y desprecio hacia el labor que el dueño del hogar hace para mantenerlo limpio. Pero no hay que procuparse, cada familia rusa tiene un par de zapatillas extra para los invitados y siempre te van a ofrecer algo para ponerte.

7. Ignorar a las personas mayores en el transporte público

En realidad esta norma se aplica también a las mujeres embarazadas y al bello sexo en general. Pero es mucho más extricta en cuanto a las personas mayores. En Rusia todavía se mantiene el sistema conservador según el cual se requiere el respeto incondicional hacia la generación mayor por parte de los más jóvenes y se valoran mucho buenos modales hacia las mujeres por parte de los hombres. Si estás en un bus, tren o metro es muy importante ceder el asiento a una abuela o abuelo que esté al lado tuyo. Normalmente lo agradecen enormemente durante el resto de su viaje y describen en voz alta tus cualidades caballerosos ante los oídos de los demás pasajeros. Al mismo tiempo ignorar a gente mayor que tiene que estar de pie en el transporte público puede atraer muchas miradas desaprobadores.

8. Llevarse «la última camisa»

Los rusos son gente generosa y siempre tratan de quedar bien con los invitados. Nuestra costumbre es sacar lo mejor que hay en casa y ofrecerlo a la persona que vino de visita. Así si se alaba, por ejemplo, un cuadro que tenemos colgado en la pared, también podemos proponérselo llevar. Pero esto no significa que queremos deshacernos de este cuadro, para los rusos ofrecer regalos de esta manera no es más que un gesto de amabilidad. Esperamos que el invitado lo rechace. Si la tentación es muy grande y de verdad te gusta el regalo que te ofrece el amo ruso, puedes aceptarlo pero después tienes que regalarle a él algo del mismo valor. De otra forma podrías causar una mala impresión y arriesgas de que no te vuelvan a invitar.

9. Ir de visita con las manos vacías

Otro consejo más para no meter la pata si has sido invitado a una casa rusa es nunca ir con las manos vacías. Es importantísimo llevar siempre algo para picar o beber. Pueden ser bombones, chocolate, una botella de vino o champán, una tarta. De esta manera el invitado colabora en la comida o cena que se va a hacer. Los invitados que llegan sin llevar nada llaman la atención como personas avariciosas.

10. Poner una botella vacía en la mesa

Botella vacía

El pueblo ruso es muy estereotipado, existen augurios para literalmente todo: desde cómo atraer el amor y dinero hasta cómo prolongar la vida. Los rusos escrupulosamente tratan de cumplir con todas las señas para tener buena suerte y evitar la mala. Justamente por eso se considera muy feo poner una botella vacía en la mesa. Se cree que incumplir esta norma puede causar problemas financieros.

11. Dejarle pagar a la mujer

Como hemos mencionado anteriormente, Rusia es un país con cultura conservadora muy marcada. Una mujer rusa siempre espera el comportamiento galante del hombre con el cual tiene una cita. Es de muy buen gusto regalarle flores, abrirle la puerta, ofrecerle la silla, ayudarle a quitarse el abrigo y… pagar por los dos en el restaurante. Obviamente, se puede proponer compartir la cuenta, pero en este caso existe un riesgo muy alto de poner en duda la posibilidad de tener otra cita con esta chica. Muchas veces la mujer rusa ni siquiera lleva dinero cuando sale de manera romántica con alguien, ya que por defecto de acuerdo con las costumbres rusas paga el que invita. Esta norma no se extiende en las relaciones de amistad o de compañeros de trabajo.

12. Regalar número par de flores

Flores

Si has decidido escuchar el consejo anterior y comprar un ramo de flores para la cita con una mujer rusa, procura que el número de estas flores sea impar. En Estados Unidos regalar 12 rosas rojas es una señal muy romántica de afecto, mientras que en Rusia sólo serviría para llevarlo al funeral porque un número par de flores se considera símbolo de muerte. Un regalo así podría ofender y hasta asustar a una chica rusa. Pero descuida, si vas a una floristería la encargada sabrá formar un ramo de manera correcta.

13. Beber alcohol en la calle

Las películas occidentales han creado un estereotipo sobre los rusos como personas adictas al alcohol. Según él toda la gente en Rusia bebe vodka en cualquier sitio a cualquier hora del día y hasta practican esta costumbre en plena calle. Sin embargo, a un extranjero que intenta parodiar este «hábito», le espera una multa. Consumir bebidas alcoholicas sólo está permitido en los bares, restaurantes y cafeterías. Tomar una o dos copas en casa tampoco es un delito. Pero hasta llevar una botella de cerveza en una ciudad grande y sentarse a beberla en un parque puede acabar en un encuentro desagradable con la policía.

14. Salir sin la documentación

Passport

Al igual que consumir bebidas alcoholicas en la calle resultaría un problema legal, lo puede ser salir de casa sin llevar la documentación. Esto es especialmente cierto en las ciudades grandes como Moscú o San Petersburgo donde los policías están en cada esquina y pueden parar a un turista con aspecto extranjero. Normalmente la situación no llega a ser muy grave y después de ver su pasaporte le dejan libre siempre y cuando éste no infringe el orden público. Pero la ausencia de documentación y el rechazo de enseñarla abrirá una brillante posibilidad de pasar varias horas en la oficina de policía hasta que averigüen su identidad.

Por supuesto, la mayoría de estas normas son sociales e incluso si te equivocas con alguna, no sucederá ninguna catástrofe. Los rusos comprenden que para un extranjero es imposible cumplir con todas sus costumbres y estereotipos. Lo más importante es comportarse de acuerdo con la ley, procurar no meterse en problemas legales y respetar la cultura, entonces es seguro que tu viaje será muy exitoso y dejará muchos recuerdos bonitos.

Te puede interesar: