¿Cómo sobreviven los rusos al frío?

Posiblemente, la duda más común que existe sobre la población rusa es el cómo consigue sobrevivir en condiciones climáticas tan difíciles. En verdad, Rusia es un país con el territorio situado mayormente en el norte, sin mencionar las ciudad y regiones enteras que se encuentran en el círculo polar. ¡Durante el invierno las temperaturas pueden bajar hasta 60 grados bajo cero y la nieve caída puede superar 2 metros! Para muchos es algo impensable, pero los locales ya están acostumbrados y preparados para vivirlo una y otra vez.

¿Cúal es su secreto? ¿Cómo hacen para no helarse estos rusos? Vamos a ver cada uno de sus trucos y de paso adquirimos algunos conocimentos útiles para un posible viaje a Rusia en la temporada más fría del año (probablemente, también la más bonita).

1. Sal lo menos posible

Al igual que en los países calurosos existen alertas por olas de calor, en Rusia las hay de frío extremo. Todos somos seres humanos y no podemos tolerar ni las temperaturas muy altas ni muy bajas, sobre todo durante un tiempo prolongado. Cada ruso sabe que cuando la temperatura baja de 20 grados bajo cero, hay que procurar salir lo menos posible y si hace falta ir a algún sitio, debería tratar de usar el coche o transporte público. Por cierto, todos los coches, trenes, buses y tranvías en Rusia obligatoriamente tienen calefacción, aunque pueden carecer del aire acondicionado. Además, todos los conductores están obligados a cambiar los neumáticos de su vehículo por los de invierno en cuanto la temperatura baja de los 5 grados. De no ser así, tiene un riesgo muy alto de tener un accidente en carretera.

2. Abrígate. Abrígate mucho.

Los rusos creen que no hay mal tiempo, hay ropa inadecuada. En todas las tiendas y mercados de Rusia abundan prendas para invierno hechas de materiales especiales resistentes al frío: abrigos y botas de pieles naturales y sintéticos, jerseys, chalecos, calcetines, gorros de lana, pantalones, medias gruesas y ropa interior térmica. Es imprescindible que los pantalones sean suficientemente largos y los zapatos cubran el tobillo por completo, si no en la calle darían más ganas de morirse que de ir a cualquier lugar. Sin embargo, en los últimos años ha llegado una moda entre los jovenes rusos de llevar zapatos con calcetines cortos que deje los tobillos completamente al aire.

Los rusos son tan duros que salen sin calcetines a la calle con 14 grados bajo cero…

Entonces han aparecido bromas como «Sus padres no llevaban gorros en invierno y estos ahora van en gorro pero sin calcetines». En verdad, años atrás la moda era no llevar gorro y antes aún (entre chicas) llevar minifalda y tacones con 20 grados bajo cero y suelo escarchado. Quizás es que a los jóvenes rusos les gusten los retos: «hoy saldré a la calle medio desnudo y comprobaremos cuántos grados de fiebre tendré mañana…»

3. Lleva zapatos especializados para el invierno ruso

Hablando de las heladas, deberíamos mencionar también la evidente dificultad de moverse. Es otra incomodidad y peligro que tiene el invierno ruso. Por el suelo congelado es imposible caminar en zapatos normales, se puede caer y romperse los huesos. Por tanto es importante tener zapatos y botas adecuadas para poder andar en estas condiciones. El calzado así aparte de ser suficientemente caliente para las temperaturas bajas, normalmente también tiene las suelas diseñadas para crear la resistencia al hielo, de esta manera hay menos probabilidades de sufrir un accidente. Igualmente en un camino lleno de hielo un ruso siempre procura caminar depacio y pisar lugares más seguros.

4. Come bien antes de salir

La sopa Borsch

Las calorías son energía para nuestro organismo y en las temperaturas muy bajas las necesitamos más que nunca. Los rusos generalmente prefieren comida bastante nutritiva en invierno, ellos saben que si no quieres tener frío, Borsch y Pelmeni son la solución perfecta. (Más sobre la comida típica rusa puedes leer aquí.) En realidad, no es ningún secreto que en el frío a todos nos apetezca comer algo caliente y con calorías, mientras en calor preferimos algo ligero y agua fresca.

5. Bebe té caliente

Lo primero que te ofrecen en cada casa rusa es una taza de té calentito. Es una práctica normal incluso en verano cuando el tiempo es más bien caluroso, pero en invierno se convierte en algo tan común que dificilmente encontrarás a un ruso que no tenga al menos una caja de té en su apartamento. Siempre que la gente viene a casa de la calle fría, inmediatamente encienden el hervidor y se sirven una taza. Es más, Rusia es un país donde el té es igual o más popular que en Reino Unido y China.

6. Ten tu casa preparada

La gran mayoría de rusos viven en bloques de pisos con calefacción instalada, agua caliente, muros gruesos y ventanas con doble cristal. La calefacción en las casas así funciona siempre a partir de septiembre-octubre y hasta abril-mayo, sin ella sería difícil o casi imposible sobrevivir en casi cualquier ciudad rusa. La gente que vive en pueblos, en casas propias, siempre procura tener leña suficente para mantener su hogar caliente durante los meses de frío. Todo esto hace que por dentro la casa de un ruso nunca esté demasiado fría, en algunos casos la calefacción es tan alta que hasta se tiene calor y se abren las ventanas para dejar entrar aire fresco.

7. Limpia la nieve

La gente de casa propia también es responsable de quitar la nieve del umbral y techo por su cuenta – de otra manera existe un riesgo bastante alto de que en algún momento no podrán ni abrir la puerta para salir y el peso de la nieve rompa el techo. En los lugares urbanos todo es más fácil: por las vías principales siempre pasa un camión que expande sal, lo cual hace que la nieve se derrita. En los bloques de pisos la comunidad de vecinos paga a limpiadores de nieve para que quiten la nieve de los caminos de alrededor.

8. No abuses de bebidas alcoholicas

Uno de los mitos más famosos sobre los rusos dice que ellos beben mucho. No es del todo mentira, efectivamente muchos rusos padecen de acoholismo y siempre tienen una botella de vodka en casa. Algunos lo hacen para «calentarse» en invierno y los experimentos así muchas veces terminan mal… Lo que pasa es que el alcohol crea un sentimiento falso de calor en nuestro cuerpo – nos sentimos como si estuviésemos ardiendo por dentro, sin embargo esto no hace que nos calentemos. Muchos borrachos en Rusia se congelan en invierno por el hecho de beber en la calle y no darse cuenta del frío que realmente tienen.

Aunque el invierno ruso es bastante frío y duradero, sobre todo en comparación con otros países más calientes, en Rusia también existe una temporada corta de verano. Por ejemplo, en la zona central del país a partir de abril las temperaturas ya empiezan a subir y en junio, julio y agosto pueden alcanzar 30 grados de calor y más. Por tanto, si un turista no está preparado para un viaje en condiciones de frío extremo, puede tan sólo elegir otras fechas para su aventura y disfrutar del país con un clima más agradable. No obstante, viajar a Rusia en pleno invierno también merece mucho la pena, al menos para ver los adornos navideños que colocan en ciudades principales cada año a finales de diciembre. Las guirnaldas de luces, cientos de árboles de Navidad y montones nieve crean esta atmósfera de fiesta inolvidable que hay que sentir aunque sea una vez en la vida.

Te puede interesar: