10 cosas que no existían en la URSS

¿Qué faltaba en la URSS?

Mucha gente rusa, sobre todo de la tercera edad, recuerda la URSS como un paraíso donde todo el mundo vivía muy bien, todos tenían suficiente dinero, comida, los jóvenes podían estudiar gratis y tenían trabajo garantizado tras terminar los estudios. Y lo más importante es que había seguridad en el día de mañana. Lo que ahora el gobierno ruso llama estabilidad. ¿Pero de verdad todo esto fue así como nos lo pintan? Vamos a observarlo.

Nací en los años 90, unos años después del colapso de la URSS y en el tiempo más oscuro e inseguro de la nueva historia de Rusia, según el gobierno de hoy. (Aunque esto es discutible). Mis padres y abuelos muchas veces me contaban historias de su infancia y juventud cuando el cielo era más azul, el césped más verde y los pájaros cantaban más alto. También hablaban de los tiempos cuando vivir era difícil y de las cosas que faltaban en su vida.

Cómo vivió la gente soviética en realidad. Entrevista a los ex ciudadanos soviéticos.

Informándome mejor de esa época en la que nunca viví y preguntando a más personas que sí vivieron pude investigar cosas muy curiosas sobre la antigua URSS. Algunas incluso les van a chocar porque parecen imposibles de suceder en el día de hoy.

1. Alimentos básicos

Algunos alimentos que ahora para nosotros son básicos y se pueden conseguir en cualquier supermercado eran muy raros en la URSS. Alimentos como plátanos, mandarinas, naranjas, melocotones, kiwis, carne, leche condensada. ¿Sabes que en Rusia las mandarinas es una comida tradicional en la noche vieja? Pues, ya se pueden imaginar por qué lo son. La tradición viene de los tiempos soviéticos cuando las mandarinas se consideraban un producto exótico y sólo se compraban en fiestas importantes como el Año Nuevo. En familias pobres la leche condensada servía de regalo, pues tan difícil a veces era conseguirla. Por cierto, tampoco era la palabra “comprar” sino conseguir.

2. Viajar al extranjero

Viajes en la URSS

En la URSS apenas había posibilidad de viajar al extranjero. Ahora cualquier persona puede ir a una oficina de extranjería, solicitar el pasaporte internacional e ir de vacaciones a casi cualquier país. Pero en la URSS todo fue mucho más complicado. Para viajar había que solicitar un visado especial de salida, el cual no lo daban a todo el mundo. Era un proceso muy largo y sin garantías. Si uno quería salir de su país para viajar, tenía que pasar por todos los jefes, presentarse ante el partido del gobierno, responder correctamente a las preguntas que le hacían… Si no les gustaba cómo respondía, no le daban permiso para salir.

3. Actividades empresariales

Negocios en la URSS

El derecho a actividades empresariales tampoco era característico de la antigua Unión Soviética. En general, no existían negocios propios, sólo estatales. Cualquier persona que trataba que llevar su negocio a pesar de la prohibición se arriesgaba a una multa grande o incluso a unos años en la cárcel. Aunque a partir del año 1977 en la constitución soviética se hicieron unos cambios según los cuales ya se permitían algunos negocios con muchas restricciones. Por ejemplo, sólo permitía utilizar fuerzas propias y de los familiares, nada de empleados asalariados. Los negocios permitidos consistían mayormente en artesanía y agricultura. Los materiales de su actividad empresarial debían de adquirirse en redes comerciales estatales y en mercados, además sólo por exceso de producción. Por no obedecer estas normas, todo el dinero generado por un negocio sería requisado por el Estado. Las actividades empresariales como término legal aparecieron sólo en los años 90.

4. Derecho de propiedad

Bloques de pisos típicos de la época soviética

Un mito popular sobre la URSS es que en esa época a la gente le regalaban apartamentos gratis. Sin embargo, la realidad no fue así porque estas viviendas nunca acababan de ser propiedad de nadie, siempre pertenecían al Estado. La gente que vivía en ellos, no podía ni venderlos ni heredar, en cambio el gobierno tenía un método de control sobre la población a través de estas viviendas. En cualquier momento por un fallo podían quitar su piso a uno y mandarlo a vivir a un pueblo lejano en una cabaña.

5. Pantalones vaqueros, medios de higiene

Durante un tiempo largo los pantalones vaqueros se consideraban un símbolo del occidente enemigo, por tanto los prohibían y usaban en la propaganda del gobierno. No se produjeron en el país hasta el año 1983, y hasta ese entonces sólo era posible comprarlos a contrabandistas o diplomáticos que viajaban al extranjero. La gente que en estas condiciones conseguía comprar los pantalones vaqueros y los llevaba en su vida cotidiana se les consideraba a la última.

Otra prenda más que faltaba en la URSS eran medias para mujer. Existían, pero costaban muy caras, por lo cual las mujeres compraban algunas prendas parecidas y las cosían para hacerlas parecer más a las medias de verdad. Tampoco hubo pañales para bebes ni medios de higiene femenina, por tanto los lavados no cesaban en las casas soviéticas sobre todo si había niños.

El papel higiénico tampoco era fácil de conseguir en esa época, en vez de él a menudo se usaban cuadernos y periódicos.

6. Derecho a elegir la residencia

mapa

Los jóvenes que estudiaban gratis en la universidad después de haberse graduado tenían que trabajar 3 años adonde los enviase el Estado. Imagínense que la persona fuese de Moscú. La podían enviar, por ejemplo, a Ufá. Al terminar el plazo de 3 años y al volver a su ciudad natal no tendría ni contactos laborales, ni vivienda. Nada. Tendría que empezar todo desde cero y esperar una década o más para recibir un apartamento del gobierno.

7. Libertad de expresión

En la URSS no se podía hablar nada malo ni nada en contra del partido del gobierno, si no se arriesgaba a cárcel o incluso a la ejecución en los tiempos más oscuros en la época de Stalin. Más tarde ya no lo castigaban tan severamente, pero periodistas, pintores, escritores y gente creativa de carreras similares que no halagaban al gobierno nunca se promocionaban y a veces incluso perdían el empleo por censura total en el país. No es muy distinto a lo de ahora, la verdad.

8. Restaurantes de comida rápida

Comida rápida en la URSS

El primer McDonald’s en Rusia apareció en el año 1990 y formó una cola enrome el día de su apertura. Antes de eso sólo existían comedores por todo el país y cada comedor tenía un número particular. Algunos de ellos existen hasta ahora, por ejemplo uno está en GUM (Tienda Universal Principal) de Moscú y es un lugar muy popular de comida casera.

9. Publicidad

Propaganda de la época soviética

Como no existían negocios, no hubo competencia entre productos, por tanto no había necesidad de publicitar lo que sea. Su lugar, sin embargo, ocupaba la propaganda del estado. Por la tele entonces mostraban anuncios de lo bien que vive la gente soviética, que recibe apartamentos gratis para su familia y no echa nada en falta.

10. Supermercados

Supermercados en la URSS

Los supermercados de verdad aparecieron ya después del colapso de la URSS. Antes de este tiempo existía “univermag”, una tienda que tenía algo parecido con el supermercado que hoy conocemos. En él se podía elegir un producto en la estantería, pedirle al vendedor que lo alcance, luego pagar en la caja y volver con el ticket para recoger el producto. La gente que conseguía viajar a Estados Unidos a aquel entonces se sorprendía mucho al ver tanta libertad de elección propia del capitalismo odiado por la ideología soviética.

Así fue una parte de la vida real de la gente en la época de la URSS. Aunque, evidentemente, también había momentos positivos, no todo era falta de alimentos y derechos fundamentales, pero ya con estas restricciones y limitaciones era bastante complicado vivir, formar y mantener familias. La economía gubernamentalmente planificada resultó poco práctica y junto con un muy mal manejo del país por el gobierno llevó al colapso de la URSS y unos años de hambre y pobreza.

Te puede interesar: